martes

FIESTA DE SAN JUAN EN CANARIAS

La noche del 23 al 24 de Junio se celebra el solsticio de verano, el día más largo del año. Noche de fuego, hogueras, brujas y amor.

La leyenda dice que las cenizas curan las enfermedades de la piel y que es conveniente saltar la hoguera un mínimo de tres veces para tener un buen año. Es una noche mágica en la que todo puede suceder. Las fogatas alejan el mal, por lo que saltar por encima de ellas, danzar a su alrededor y mancharse con sus ceniza, son maneras de apartar malos espíritus de nuestro camino y preparar un año de buena suerte.

En Canarias, durante las hogueras de San Juan se queman objetos, papeles o, como los estudiantes, libros que signifiquen acontecimientos o pensamientos que queremos olvidar. Además se arroja una carta o escrito con los nuevos deseos para posteriormente pasar por encima del fuego. Antaño, la mujer que no saltase por encima de las hogueras, se creía que se quedaría soltera para siempre. Las familias recogen leña y muebles viejos bastantes días antes y los amontonan en un llano. La costumbre de encender fuegos parece que proviene de antiguos cultos paganos al sol. Y no puede faltar el bautizo en las aguas del mar.

Tradiciones, leyendas, embrujos y encantamientos que vivirán los Grancanarios desde la playa de Las Canteras, donde darán el pistoletazo de salida con los fuegos artificiales a las Fiestas Fundacionales de la bella isla.

( Imagen y texto de Ana Belén)

2 comentarios:

Orquídea dijo...

En la hoguera de San Juan, donde se queman los malos augurios en forma de objetos del pasado y se piden los deseos al mar. Ocurre así, especialmente en la forzosa adaptación de esta fiesta religiosa y pagana en la Playa de Las Canteras donde miles de flores y monedas se tiran al mar, un mar especial, crecido y en calma. La celebración se convierte en una romería masiva de jóvenes y mayores hasta la orilla, donde hacen la ofrenda y muchos se atreven con un baño "que quita los males"

Luego hay tiempo, hasta la madrugada, para disfrutar de los fuegos artificiales y de las parrandas en las que no faltan la comida y la bebida que matan el frío.

La totalidad de los municipios participan en esta festividad.

En Arucas la hoguera se convierte en elemento casi artístico, de manera que, cada año, el municipio convoca a todos los vecinos a un concurso en el que el fuego es el jurado inapelable y las bases la seguridad del crematorio y su decoración con motivos propios de San Juan, el tamaño de la obra, la limpieza de las llamas y, sobre todo, lo que se quema.
No se debe quemar maderas útiles, y mucho menos árboles, valorándose, eso sí, la elaboración de monigotes y brujas en los que expiar los pecados y los malos deseos. Famosa su tradicional y sabrosa quema de piñas de millo y la parranda al calor de las llamas.

Desde aquí te brindaré una buena copita de ron miel unas buenas papas arrugas con mojo picón queso de la tierra, y la tradicional piña de millo asadita, para que te piques de envidia jajajajajajaja, besotes querido amigo.

Cuentame un cuento dijo...

Y se celebran aquí en Telde y nson unas fiestas que siempre me han gustado, por lo que tiene de magia, así que no me las pierdo,jajajajja
Un besazo marqués¡¡