domingo

SOÑAR CON VENECIA

Dedicado a mi jefa a ver si se estira y algún año me envía a cubrir las noticias del Carnaval de Venecia. Que conste que no me importaría que ella viniese también, así serían más completos los reportajes que haríamos para este Blog, y como yo conozco esa ciudad podría mostrársela por entero para que no perdiera detalle.

La góndola se desliza por el canal bajo los acordes melancólicos del gondolero que canturrea una canción en italiano. La gente pasea por las aceras que dan al río humano de la Gran Plaza donde tenemos cita de gala en esta noche de Carnaval.

El pequeño puerto de madera, en miniatura, se acerca a nosotros y allí quedamos quietos mientras de un salto agarro tu mano para hacerte saltar a tierra firme….. Y tu mano queda presa de la mía mientras dejamos rastros de terciopelo por el frío suelo de Venecia en Febrero.

Despojas de tu cabeza la capucha que te protege porque necesitas sentir más de cerca mi piel y abrazados nos metemos en la gran fiesta de entrada al palacio de Uffili en el Gran Canal.

Llegados a la puerta la capa queda guardada en el vestidor atestado de imprevistas prendas de abrigo que cobijan disfraces de miles de personas de todos los lares.

Y entramos agarrados de la mano en la gran sala de baile donde las arañas de cristal de Murano parpadean a los miles de colores que los disfraces dan.

Un vals..? claro que sí, qué mejor que bailar para dejar salir ese frío del cuerpo que cubierto de terciopelo negro se deja abrazar por mí.

Y miles de revuelos y danzas, saltos y abrazos nos damos por la gran sala entre risas y guiños que nuestros cuerpo alborotados por el dios carnal se dejan seducir por los vinos italianos, dulces, suaves, embriagantes que en poco se harán sentir..

Y dejamos la sala de baile y tras una puerta abierta nos metemos en un hermoso patio a oscuras, con el reflejo de la luna dando en nuestros rostros. Eres hermosa Dama canariona.

Y tu boca dulce se acerca a mí y en mieles de triunfo busca la mía para sellar con un beso el pacto de deseo que hacemos bajo la luna para que dure otros mil.
Venecia nos llena de lujuria y sin poder resistir nos dejamos llevar por deseos mil,…. y la balaustrada de mármol nos hace de apoyo y mando para allí consumir la llama que se ha encendido entre mi cuerpo y el tuyo y el terciopelo negro se levanta pavoroso dando camino al impetuoso frenesí que de hombre me ha hecho figura de Arlequín.

Bendito carnal dios que en febrero nos hace vibrar a la luna de Venecia y que perdiendo norte, vergüenza y moral te dejas poseer en medio de un patio ajeno y que nos importa un bledo los que nos puedan ver.

Y el Arlequín entre risas de maquillaje corrido, entre ardores de sexo y deseo deja sus besos por tus brazos, piernas y al fín llega a la meta del deseo donde la chibi se vuelve llama y te llena de su fuego y somos dos en uno por fin.

Y la luna remolona se esconde tras una nube, pequeña bribona que celosa se vuelve al verte apoyada así sobre la balaustrada fría de un patio renacentista que no se te resiste a quien con ímpetu te quiere poseer.

Arlequín sudoroso, que a la meta ha llegado y sus manos ha limpiado en el caro terciopelo; que la dama aún está en desvelos y no sabe cuál es su norte ni sur.

Y te ve reir, payaso de carnaval cuando en mueca de gravedad te quiere poner en pie y el cuerpo se viene y va, que calor..¡¡ y con el terciopelo liado al pelo, ni tienes orden ni horizontal… cual será tu vertical amada mia…..

Y te pongo la mano en el hombro y con la otra bajo tu vestido, tiro de las arrugas que el terciopelo es traicionero y deja huellas por doquier.

Un poquito de tiempo para arreglarse el pelo, lavar el sudor con un pañuelo de papel y con las manos juntas volvemos al salón para llenarnos de la embriaguez del baile otra vez.

La luna se ha marchado cuando abandonamos el palacio y nos vamos al hotel, que por ser primer día de carnaval lo llevamos más que bien.

Y allí en el sillón el terciopelo pesado que ha llenado tus encantos respira tranquilo ya. En la cama el Arlequin y la Dama que va de negro se dejan llevar por los brazos de Morfeo que cuando den las diez y la luna vuelva a salir en nuevos bailes carnales se hundirán hasta el fin.

Carnaval, dios carnal que nos une y que para este año trajiste más unión entre nosotros dos que, por fin hemos desafiado lo legal y lo legado para hacernos como uno sin papeles y sin metas; sólo que nos deseamos y el resto nos importa un plis…



3 comentarios:

Cuentame un cuento dijo...

Que mas quisiera yo que poder ir a Venecia,ajjaja, justo mi clase se va a finales de este mes y yo no tengo ni un chavo para poder ir.Pero tu lo cuentas tan bien que parece que estoy alli ahora mismo.Besos a granel.

Amanecer dijo...

Deliciosa forma de presentarnos los Carnavales de Venecia.

Besos querido amigo.

Orquídea dijo...

Je veux que tu portes sur mes lèvres,
vous perpétuer sur mes doigts.

Je porte mon essence,
puis inspirez à vos baisers,
le corps ensemble,
les sexes humides
hugs collé,
la sueur et de désir,
ineffable passion,
votre poitrine dans ma poitrine,
mes bras accrochés
viviéndote fermer
dans le cadre implacable
fervents de la richesse
une beauté agréable.

La beauté dans vos mains
on gratte le dos.

La beauté de vos chansons
voix étouffée
par notre rugissant
amour dévoré.

Love récidiviste
sans fin ou présents,
plongé dans le temps
stationnaires et silencieux,
excite moi dans la vie,
tu m'as acheté dans les rêves,
réveillé à l'aube
à la recherche d'avides,
recherchez des érosions
J'avais dans mon rêve
et pourtant, vous voici,
vous toujours le désir.

En la distancia mas corta... te beso